Recomendaciones generales

From IkasLab
Jump to: navigation, search

Es mejor prevenir que curar ¿Verdad? Para ello compartimos contigo algunas recomendaciones para que todo vaya como la seda. Sigue estas indicaciones para mantener la Voladora en sus mejores condiciones. Cuidar nuestra impresora nos ayudara a tener mejores impresiones y menos problemas. 


Recomendaciones de máquina

  

Colocar la impresora en un espacio en condiciones adecuadas

Poner la Tumaker Voladora en cualquier sitio puede tener consecuencias negativas en su funcionamiento. Para empezar tenemos que asegurarnos de que la superficie en el que colocamos la impresora sea totalmente estable, ya que las vibraciones que genera la impresora durante la impresión puede crearnos fallos en las impresiones. También es importante evitar lugares con corrientes de aire. Las impresoras controlan la temperatura que ellas mismas generan pero no pueden hacer nada si nosotros cambiamos el entorno continuamente. Por eso es importante poner la impresora en un sitio donde no cambien las condiciones. Intentaremos evitar poner la impresora debajo del aire acondicionado o abrir y cerrar ventanas si estas están junto a la máquina y el cambio de temperatura es muy brusco.  

Ajustar correctamente el muelle de la palanca del extrusor

Para que el extrusor de la impresora extruya el filamento como es debido  es necesario que tengamos ajustado correctamente el muelle de la palanca del mismo. Le hemos dedicado una página al ajuste del muelle del extrusor para poder explicar exactamente cómo debemos hacerlo. 

Calentar el hotend solo si se va a imprimir

La exposición continua del material de impresión a una temperatura alta puede generar zonas de quemado en el hilo y en los restos de material que podemos tener en el hotend. Es por eso que recomendamos encender y apagar los calentadores sólo cuando vayamos a usarlos. Si tenemos el filamento colocado en la impresora y mantenemos el cabezal a 220º durante horas mientras diseñamos puede dañar el material que está dentro del cabezal. 

Si vas a tener la impresora sin imprimir durante una larga temporada retirar la bobina

Si tenemos el hilo de una bobina durante un largo periodo de tiempo dentro del cabezal acabará adheriendose a las paredes y será más dificil volverlo a imprimir. Recomendamos quitar las bobinas y guardarlas en su bolsa por el bien de los propios filamentos y para mantener el cabezal en buen estado. 

Mantenimiento de la impresora

Para que la máquina funcione correctamente es esencial que realicemos periódicamente el debido mantenimiento. Echa un vistazo a nuestra sección de mantenimiento y cuida tu impresora. 

 

Recomendaciones de software

Las variables cambian segun las condiciones del entorno

No es lo mismo imprimir en la calle en invierno que en casa o en la oficina y con la calefacción puesta. El entorno afecta mucho a las impresiones. Esto quiere decir que no siempre las recomendaciones que os damos desde Tumaker vayan a ser las más adecuadas para ti. Puedes usar los perfiles de impresión de los materiales pero te recomendamos que pruebes temperaturas similares (2-3 grados arriba o abajo) para testar si hay temperaturas más adecuadas para ti. 

Imprimir con temperatura más alta cuando vas a imprimir después de un tiempo sin usar la máquina

Como ya hemos comentado anteriormente es fácil que queden restos de filamento dentro del cabezal o que el filamento se haya quedado adherido a las paredes del hotend debido a tener la impresora sin actividad durante largo tiempo. En ese caso siempre es recomendable hacer una prueba de extrusión a temperatura algo más alta de lo normal para comprobar que no se obstruye el cabezal. 

Ajuste de la temperatura de impresión

El exceso de calor significa que se necesitará más tiempo para que el plástico se enfríe, y hay que decir que el enfriamiento adecuado es a menudo crucial para crear buenas impresiones. Si somos capaces de mantener la temperatura lo más baja posible, siempre que se funda correctamente, será más fácil que los pequeños detalles salgan bien y no se produzcan fallos como el encordado.

El ajuste de la temperatura dependerá del material que estemos usando y la rapidez con la que estemos extruyendo el plástico. Incluso el color del filamento puede variar el ajuste de la temperatura de impresión de un material. Un filamento de PLA rojo puede no ser necesariamente eficaz con una temperatura que funciona muy bien con un PLA blanco o un PLA de otro fabricante. 

Hemos dicho "la rapidez con la que estamos extruyendo" en lugar de "la rapidez con la que estamos imprimiendo". La distinción es importante ya que la velocidad de impresión es sólo una parte de la ecuación. También hay que tener en cuenta el grosor de las capas y el tamaño de nuestra boquilla (en caso de no estar usando el tamaño estándar de 0,4mm). Una temperatura que funciona bien con una altura de capa de 0.12mm podría no funcionar bien con una altura de capa de 0.24mm ya que tiene que extruir una cantidad mucho mayor de plástico.

No nos debemos volver locos tratando de imprimir a la temperatura mínima posible, simplemente os animamos a ir probando nuevas opciones.

Elegir la altura de capa adecuada para la impresión

Podríamos pensar que una altura de capa lo más fina posible siempre producirá mejor resultado que una altura de capa más gruesa. Esto no siempre es cierto. Mientras que una capa más fina reducirá las líneas horizontales visibles en la superficie también puede crear otros defectos de impresión que hacen que el modelo se vea peor de lo previsto. Por ejemplo, una impresión de un modelo pequeño puede sobrecalentarse más fácilmente si lo imprimimos con capas muy finas, provocando deformaciones en las caras.

Los voladizos, por ejemplo, generalmente se imprimen mejor con capas más delgadas pero también podemos obtener un defecto de ondulación en la parte más externa del plástico extruido. Esto hará que la superficie se vea un poco áspera. Tenemos que guardar un equilibrio para que la visivilidad de las capas sea lo más baja posible y para que no tengamos defectos de impresión.

A medida que hagamos las capas más finas, la calidad del filamento y su constancia diámetral se vuelve más importante. Una capa fina será más afectada por ligeras variaciones en el diámetro a lo largo del filamento. Una capa más gruesa puede ayudar a ocultar estas variaciones.

Aumentar el espesor de las pareces

Shell.jpg

Una impresión se divide en dos áreas diferentes: Por un lado tenemos el relleno y por otro el perímetro (Cura el perímetro lo visualiza en dos partes, interior y exterior pero se controlan ambos con la misma variable llamada Shell Thickness). El relleno es una cuadricula que se adhiere al perímetro mediante un ligero solapamiento para asegurar que los hilos se fusionan creando una impresión estable y firme. Si imprimimos la pared exterior lo mas fina posible, 0.4mm, este ligero solapamiento puede causar un patrón que se hace visible en la superficie. Cuando el relleno se conecta a la pared exterior puede acumularse una ligera cantidad de plástico y empujarla hacia fuera contra la pared exterior. El aumento del grosor de la pared al doble de nuestro tamaño de boquilla hará que no se produzca este fallo.

Una pared más gruesa tiene el beneficio adicional de hacer que nuestras impresiones sean mucho más resistentes. Una pieza hueca con una pared de 0,4mm es frágil, y puede ser fácilmente aplastada, una pieza hueca con paredes de 2mm será significativamente más difícil de romper con las manos.

Una impresión más lenta ofrece mejores resultados

Todo el mundo quiere resultados rápidos, pero la paciencia es una virtud. Probablemente uno de los mayores impactos para la calidad de las piezas es la velocidad de impresión. Cuanto más rápido se imprime, cada vez que el cabezal de impresión cambia de dirección, tiene que hacer frente a más fuerzas de inercia y la inercia puede causar vibraciones que afectarán a la impresión.

Incrementar la velocidad también hará que aumente la presión en el cabezal de impresión y en el tubo Bowden. A medida que el cabezal de impresión se detenga o ralentice para cambiar de dirección, la presión que se ha generando no desaparecerá inmediatamente. La presión se mantendrá empujando plástico a través de la boquilla pudiendo provocar una ligera sobreextrusión en estos puntos de cambio de dirección de las impresiones. Esto es especialmente visible en las esquinas de los objetos. Es fácil observar una ligera protuberancia en lugar de un ángulo recto en objetos imprimidos a velocidades altas. Al reducir la velocidad de impresión se reduce esta acumulación y logramos mantener la presión constante durante toda la impresión.

¿Que velocidad se considera lenta? Bueno, alrededor de 20-30mm/s se puede considerar una velocidad lenta. Por supuesto, no tenemos porqué imprimir siempre tan despacio pero cuando queramos conseguir la máxima calidad tendremos que sacrificar la rapidez a la hora de imprimir. En general, en Tumaker nos gusta imprimir a una velocidad de alrededor de 40-50mm/s para conseguir un buen equilibrio entre calidad y velocidad. Para imprimir geometrías muy simples podemos utilizar velocidades más altas pero tenemos que tener en cuenta que para imprimir muy rápido tendremos que subir un poco la temperatura de impresión para que no aparezcan problemas como la subextrusión.

Imprimir más de un modelo a la vez para aumentar la refrigeración

Torre.png
Al imprimir dos o más copias de una sola vez, a cada capa le damos la oportunidad de enfriarse correctamente antes de que la siguiente capa sea depositada encima. Para imprimir dos copias a la vez tenemos que cargar el mismo modelo dos veces o hacer clic derecho sobre el modelo y elegir Multiplay object. Por defecto Cura imprime cada objeto por separado (One at a time). Para cambiar este comportamiento vamos a Tools y seleccionamos All at once. De esta manera imprimirá las piezas que coloquemos en la plataforma a la vez.Cuando queremos imprimir piezas muy pequeñas las capas pueden no tener tiempo para enfriarse antes de que la siguiente capa sea depositada encima. Para que la calidad de la impresión no se vea deteriorada es muy importante dar a cada capa el tiempo suficiente para enfriarse. Un truco que podemos utilizar para resolver este problema es imprimir mas de una pieza a la vez.

Si no queremos imprimir dos modelos iguales podríamos diseñar una torre de sacrificio, una torre estrecha que colocamos junto a nuestro objeto a imprimir para obligar al cabezal a alejarse del modelo para dejarlo enfriar. 

Optimizar la orientación para que la impresión sea más fácil

Algo tan simple como elegir en qué dirección vamos a imprimir un objeto puede tener un gran impacto en la calidad de la impresión. La impresora tiene una resolución mucho más alta en el eje Z (arriba y abajo) que en los ejes X y Y (izquierda y derecha). Así que si tenemos detalles finos en el modelo a imprimir y deseamos obtener el máximo provecho de la impresora, tendremos que orientarlos verticalmente para que la resolución sea lo mayor posible.

Otra cosa a tener en cuenta es el área de contacto del modelo con la cama de impresión. Si el área de contacto es muy pequeño será más fácil que tengamos problemas de adhesión. Hay que tratar de encontrar una mejor orientación, y si no fuera posible, tenemos la opción de utilizar el Brim o el Raft para darle una mayor superficie de adhesión a nuestro modelo.

Siempre tenemos que intentar orientar la pieza para que sea lo más fácil posible de imprimir. En esta imagen tenemos un objeto que se imprime bien en ambas posiciones que se muestran, pero uno será un poco más fácil de imprimir. Imaginémonos que fileteamos el modelo de la izquierda en finas capas horizontales y nos daremos cuenta de que los bordes de los dientes de sierra requerirán una gran cantidad de retracciones, con los problemas que puede dar eso. Con la orientación de el de la derecha, sin embargo, casi no se necesitará ninguna retracción.

Otro beneficio de la orientación de la derecha es que los dientes serán mucho más fuertes puesto que se van a imprimir paralelamente a la fuerza que tendrán que soportar. Esto es muy importante a la hora de elegir la orientación del modelo a imprimir puesto que según como se imprima soportará mayores o menores fuerzas mecánicas.

Cambiar el encendido del ventilador de pieza

Fan2.jpg
Por defecto Cura pondrá a máxima velocidad el ventilador de pieza a una altura de 5mm. Nosotros en cambio recomendamos cambiar este valor y hacer que lleguen a su máxima velocidad a una altura de 0.5mm. La razón de esto es que queremos que el plástico se enfríe rápidamente y se solidifique para proporcionar una buena base sólida para la próxima capa. Con una cama de impresión caliente las capas inferiores de plástico estarán en un estado viscoso durante más tiempo y si no se enfrían lo suficiente las piezas pueden sufrir problemas donde surgen bases curvadas.

Para cambiar los parámetros del ventilador de pieza tenemos que entrar en Expert y seleccionar Open expert settings. En la ventana emergente aparecera la opción Fan full on at height (mm).

Tenemos que tener en cuenta que algunos materiales como el ABS no necesitan el ventilador de pieza puesto que tenemos que mantener la temperatura estable para que el material no se contraiga. Para el PLA en cambio nos vendrán bien.

 

 

 

Recomendaciones de filamentos

 

Usar filamentos de buena calidad

En el mercado podemos encontrar materiales de precios y calidades muy diferentes. Una bobina barata de plástico de procedencia dudosa, por lo general, no tienden a ser de buena calidad y puede causar serios problemas a la impresora. Eso no quiere decir que esto sea siempre así, pero generalmente a la larga lo barato sale caro. 

En Tumaker testamos y probamos todos los materiales que vendemos y confirmamos su buen funcionamiento y calidad a la hora de realizar impresiones. No decimos esto para promover los productos que vendemos sino porque aseguramos que los filamentos que usamos nosotros no suelen dar los problemas que pueden dar otros filamentos baratos.

Asimismo, tenemos que recordar que los filamentos hay que cuidarlos correctamente para garantizar su funcionamiento. Cuando no esté en uso hay que guardarlo en un lugar libre de polvo, seco y fresco. Diferentes tipos de plásticos exhiben diferentes niveles de higrometría (absorción de agua) por ello no es una mala idea almacenar el filamento en una bolsa hermética. Hay que recordar también que el calor hace que algunos materiales se expandan con lo que evitaremos guardar los filamentos cerca de radiadores o estufas.

 

Medir el diámetro del filamento

Calibre.jpg
La impresora asume que el diámetro exacto del filamento es el que nosotros le indicamos en el software y realiza todos sus cálculos en base a esta información. Si el dato que introducimos en el software no es el correcto la impresora no usará la cantidad de fluido adecuado y las piezas no quedarán perfectas. Aunque todas las bobinas rondan los 2,85mm de diámetro esta medida suele variar algo de una bobina a otra. No hay problema si no cumple los 2,85 exactos pero sí que es importante que este valor sea constante en toda la bobina

Si usamos filamento de mala calidad el diámetro tiende a variar a lo largo de la bobina y puede haber secciones ovaladas y en estos caso tendrémos que actualizar el valor del diametro en el software continuamente. En los filamentos recomendados por Tumaker no suele pasar esto, por lo tanto, es suficiente con medir un par de veces durante el uso de toda la bobina. 

Cuando se mide se debe mantenerel calibre electrónico totalmente perpendicular al filamento de modo que hagamos la medición en línea recta y no en diagonal. También tenemos que tener cuidado de no presionar el calibre contra el filamento si no el plástico se deformará y la medición no servirá para nada. La precisión de la medición del diámetro del filamento se vuelve más importante si imprimimos capas muy delgadas. Una capa gruesa puede disimular las inexactitudes mejor que una capa delgada.